El principio rector de la Educación Médica cubana

José Ángel Fernández Sacasas

Texto completo:

HTML

Resumen

Se presenta una concepción pedagógica de cómo enseñar y aprender la Medicina, extensiva a todas las profesiones de la salud (presumiblemente también a la generalidad de las áreas fácticas de conocimiento), inspirada en las enseñanzas del profesor Fidel Ilizástigui Dupuy. En el proceso de enseñanza aprendizaje declara la centralidad de propiciar la interacción del educando con el objeto a ser aprendido, en el caso de las ciencias médicas en los escenarios reales donde transcurre el proceso de atención de salud y su investigación, la llamada Integración Docente-Asistencial. Ninguna habilidad, destreza o conducta apropiada se conseguirá plenamente mediante la lectura de textos, conferencias magistrales, demostraciones clínicas esporádicas. El estudiante aprenderá en interacción con el objeto, bajo monitoreo profesional/profesoral y el estudio demandado por la práctica. La relación entre la práctica docente, la práctica investigativa y la práctica médica ha de responder a la integración, bajo la categoría principal por excelencia de la actividad humana: la práctica social transformadora. Lo fundamental es formar a los estudiantes a partir de la práctica real y el trabajo profesional como fuente de aprendizaje y educación, complementada de actividades de estudio congruentes. Se delimita el concepto de educación en el trabajo, qué es y qué no es, su alcance como estrategia, como forma y método de enseñanza, se definen sus funciones y su concreción en el sistema de habilidades y modos de actuación a ser desarrollados por los educandos.




Copyright (c) 2013 José Ángel Fernández Sacasas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.