Objetivos inherentes prescindidos al analizar las reacciones físicas y psicológicas de estudiantes ante la disección cadavérica

Sr. editor:

He leído con interés el artículo “Reacciones físicas y psicológicas de los estudiantes de medicina ante la disección cadavérica en el curso de Anatomía Humana de una universidad peruana” de Paredes Orué y otros, publicado en esta revista.1) Coincido con los objetivos del estudio, que evalúa las reacciones físicas y psicológicas que afectan a los estudiantes de medicina humana ante la disección de cadáveres. Sus autores tienen el mérito de evidenciar las mínimas o “nulas” reacciones que puede tener un estudiante ante dicha actividad en el Perú; sin embargo, considero los siguientes puntos como discutibles a priori.

Primero quiero resaltar algunas contrariedades en la presentación de los resultados: el estudio incluyó a los participantes hombres y mujeres, pero no mostró las reacciones discriminadas por géneros, lo que hubiese sido interesante para analizar las diferencias significativas, ya que, según Miguel y otros,2 las reacciones físicas y psicológicas de los estudiantes pueden incrementar en dependencia de su género.

Segundo, los autores incluyeron solo estudiantes que llevaban por primera vez el curso de anatomía humana. Sin embargo, deben considerarse cuidadosamente estos resultados, ya que no se tuvieron en cuenta los estudiantes con alguna carrera previa dentro de ciencias de la vida u otras. Las reacciones de los que no presentan alguna experiencia pueden variar considerablemente, ya que los estudiantes con segunda carrera han demostrado tener diferentes habilidades para afrontar los tópicos de medicina (por ejemplo, la disección cadavérica), y equilibrar otros aspectos laborales y familiares.3,4

Otro aspecto importante recae en el rol educativo. Los autores han evaluado estas reacciones mediante la disección cadavérica convencional en el curso de anatomía humana, que singularmente mejora la percepción tridimensional;5 lo que no discuten es la pretensión actual de la anatomía, que recae en transitar del cadáver a la persona viva. Las nuevas tendencias educativas consideran esto, ya que el uso de la realidad virtual y la robótica están promoviendo una explicación de la estructura activada del ser humano, más que la de la estructura inerte y cadavérica. Se pueden entrever los intereses reales de la anatomía contemporánea y la fisiología, sobre una teoría integrativa necesaria para las ciencias, y más aún, para la educación.6) Más allá de la intersección anatómica (humana y animal) que poseen tanto la anatomía como la fisiología, afirmo que es necesario considerar cómo puede afectar las tecnología virtual a la enseñanza médica en nuestras realidades; tal vez, al mejorar los “nulas” reacciones físicas y psicológicas que tienen los estudiantes.

Existen retos en la enseñanza actual muy marcados entre países con ingresos bajos y altos,7 que nos permitirán mejorar nuestra comprensión del ser vivo, como una estructura activada, para así afrontar las enfermedades que le acometen.

Referencias bibliográficas
Historial:
  • » Recibido: 20/02/2019
  • » Aceptado: 22/04/2020
  • » Publicado : 01/06/2020




Copyright (c) 2020 Lucia Gomez Saenz

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.